MADRE

Y ahí estaba yo,
por primera en sus brazos
abrigado y cálido,
observándonos, mirándonos...
Sintiendo su tacto,
escuchando su voz,
y aquel primer beso
de alegría y emoción.
Si, ahí estaba yo,
hace ya cincuenta y dos
con mis ojos fijos
en su bello rostro...
Sus dedos en mis manos,
la felicidad del encuentro,
la paz en sus brazos,
la culminación y el comienzo.
Ahí estuve yo,
cuando ella recitó:
"Bienvenido hijo mio,
te recibimos con amor".


Autor: Ramón Morales - Derechos Reservados © - Caracas - Venezuela

1 comentarios:

Jonny Medranda dijo...

Es un poema que llega al corazón pero el final no biene al cazo no tiene sentido....le falta un poco mas aumentar Gracias misu estubo chevere.

Publicar un comentario