UNA VEZ

Cuando extraviado estaba
y no sabía por donde andaba,
sin saber que rumbo tomaba
mi mente me desesperaba...
me detuve en una esquina
a pensar que tanto divagaba,
a buscar si me reencontraba
en esa inesperada parada...
volví al comienzo sin nada
a redescubrir mis andadas,
a conversarle a mi alma
y al niño que en mi habitaba...
fue cuando algo se encendía
siendo tan claro como el agua,
frente a mí el camino se abría
y en un palpitar vacío estaba...
era la luz de la fe y la esperanza
abrazándome con una luz blanca,
encendiendo frente a mi el alba
para una vida gloriosa y plena...
una en la cual soy el que avanza
para volar en una nueva etapa,
como palabras sin frontera
sin aquella inútil jaula.


Autor: Ramón Morales - Derechos Reservados © - Caracas - Venezuela

0 comentarios:

Publicar un comentario