AZUL

Que no pensar...
un ser en si mismo,
indómito y salvaje,
una sustancia
que se trasmuta
en estados
que mantienen
a la vida misma,
indomable,
mágico,
profundo,
hipnotizante
para los ojos
que lo observan
desde al alma.
Que no decir...
fuente de inspiración,
de leyendas y mitos,
de historias y aventuras,
testigo secreto y mudo
de amores y encuentros,
de vida y muerte
a través del tiempo.
Que no escribir...
puro como los sentimientos,
gentil como las flores,
en sus aguas saladas
están depositadas
milenarias acciones,
incontables batallas,
profundas palabras,
pasiones desencadenadas.
Que no amar...
tantos adjetivos
que describan su inmensidad
no son más que letras
para plasmar su triunfo,
creador de riquezas,
hacedor de ideas
que solo nacen cuando
se le piensa,
es el mar
en su profundo contexto,
la majestuosidad y la fuerza
de quien lo medita,
encontrando en sus aguas
la continuidad
de la propia existencia.



Autor: Ramón Morales - Derechos Reservados © - Caracas - Venezuela

0 comentarios:

Publicar un comentario