NUESTRA NOCHE


Entre tus piernas me entrego
única mujer de mi deseo,
desde tu espalda abrazado
tocando tu encendido fuego,
es mi aliento por ti excitado
lleno de tu húmedo emanado,
tu corazón danzando en mi pecho
mientras yo en ti depositado,
cabalgando juntos con el aire
y el sonido de nuestros cuerpos,
con intenso lujurio acumulado
a placeres desbordados.


Autor: Ramón Morales - Derechos Reservados © - Caracas - Venezuela

0 comentarios:

Publicar un comentario