MIMOS

Unas dulces caricias
en complicidad con el deseo,
un "mi hermosa amada
yo a ti mucho te quiero",
un masaje entre piernas
hasta donde quieran mis dedos,
un apetitoso desayuno en la cama
más una canción que lleve al cielo,
una flor entre las almohadas
adornando tu delicado cuerpo,
y así acurrucada y mimada
los dos en armonioso silencio,
sintiéndote con el alma
complaciendo tus besos.


Autor: Ramón Morales - Derechos Reservados - 2012

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Caramba que pasión

Ramón Morales dijo...

Gracias por leerme :)

Publicar un comentario