INTROSPECCIÓN

Somos mas que evolución,
carne y electricidad...
¿Pero qué es lo que me hace pensar?
¿Qué es eso que hace que escriba lo que me pregunto?
¿De donde viene esta conciencia?
Me siento a la orilla de mi cama
y veo mis pies...
observo mis manos...
me palpo el rostro...
acaricio mi cabello...
cierro mis ojos...
dejo caer mi mano por la nuca
y texturizo los bellos en mi rostro...
entonces pienso...
¿Qué fuerza hace que tenga todas estas sensaciones?
Siento el agitar del oxigeno en mi,
el latir de algo que llamamos corazón,
percepción,
si... percepción de ser más que algo o alguien...
pero... ¿Cuando pasamos de algo a alguien?
¿Qué nos hace ser "Alguien"?...
¿Para los demás seres vivos no seguimos siendo "Algo" o "Eso"?
¿Que nos diferencia de una diminuta bacteria
que en términos evolutivos ha existido más tiempo?...
¿Es que a lo lejos de otra civilización no nos parecemos
a un enjambre de bacterias y seriamos "Eso"?...
No somos superiores.
No somos más que una evolución,
una mutación genética
un azar de la naturaleza
de hechos causales.
¿O somos algo más?...
¿Una combinación de fuerzas que van más allá?...
Un producto divino.
Viajo en mi imaginación y solo veo un punto azul,
entre otros tantos de colores,
no se que sera,
me acerco, me acerco... y aún más...
y distingo colores azulados, blancos, verdes,
observo enjambres ramificados
que se extienden a mucha distancia
alrededor de esta gran esfera verde azulada,
que fluye, que se mueve, parecen ramificaciones
como los surcos que brotan en mi brazo
cuando cierro el puño,
una imagen orgánica,
abro mis ojos
y soy consciente nuevamente
de que somos
una rareza del universo,
de su poder,
de sus infinitas combinaciones,
de una fuerza que no sabemos
que es la que me hace
escribir y pensar antes de hacerlo,
imaginarlo,
preguntarlo,
percibirlo...
y seguir consciente
de que existo.
Que maravilloso y abrumador poder
para juntar tanta materia orgánica,
electricidad y algo más que nadie sabe
para convertirnos de "Eso" en "Alguien",
para auto-llamarnos: Seres Humanos.



Autor: Ramón Morales - Derechos Reservados - Caracas - Venezuela

0 comentarios:

Publicar un comentario